Método Árbor

Método Árbor

Proceso terapéutico

Nuestro método

En Centro Árbor somos buenos conocedores de este proceso, y por ello sabemos que “forzar” a un paciente a seguir un tratamiento para dejar las drogas carece de sentido. Al igual que la lucha contra el narcotráfico es una guerra que está perdida de antemano, obligar al paciente a hacer un tratamiento en contra de su voluntad, está abocado al fracaso. Por ello, nuestro trabajo comienza cuando el paciente está en la etapa de “preparación para la acción”. Es decir, cuando ha decidido que necesita ayuda para dejar las drogas y quiere y solicita ayuda para cambiar su situación.

A partir de este momento, el terapeuta interviene para darle el último “impulso” y convencerle de que precisa un ingreso para aislarse inicialmente de aquellos estímulos externos que le llevarían a consumir si se encontrase en su entorno natural. Una vez que el paciente decide hacer el ingreso, el proceso se divide en las siguientes fases:

Tomando como referente a Prochaska y DiClemente, el proceso del cambio en el enfermo adicto pasa por las etapas señaladas en la fig. 1

Proceso terapeútico Rehabilitación
  • Desintoxicación: Se realiza con medicación de sustitución, para aliviar los síndromes de abstinencia y que el paciente no sufra ni física ni mentalmente más de lo imprescindible durante el proceso de retirada de las drogas. Este proceso se lleva a cabo bajo estricta vigilancia médica.
  • Deshabituación: La dependencia altera enormemente los hábitos y actitudes de la persona que la padece. La deshabituación es el proceso de normalización de estos hábitos y actitudes alterados para mejorar la calidad de vida del paciente y su integración en su entorno familiar. Se analizan exhaustivamente los hábitos de vida y consumo del paciente, y se identifican las situaciones de riesgo con el objetivo final de evitar futuras recaídas.
  • Aquellos pacientes que presenten Patología Dual, son asistidos y medicados por el psiquiatra del Centro, quien se encarga del seguimiento psiquiátrico de los mismos durante todo el ingreso.
  • “Los estudios prospectivos están demostrando gradualmente a los psiquiatras el hecho sorprendente de que la mayor parte de la psicopatología que se observa en el adicto es el resultado y no la causa del abuso de sustancias.En otras palabras, la adicción es el caballo y no el carro de la enfermedad mental” (Vailant, 1983).
  • Inicio de la Rehabilitación: Tiene como objeto recuperar las habilidades perdidas o no desarrolladas por el paciente a causa del consumo, así como la identificación de los estados emocionales que le llevan a consumir.
  • Originalmente el proceso deriva del Modelo Minnesota y los 12 Pasos de A.A., pero con los años (a partir de los años ’90) el tratamiento utilizado en el Centro Árbor ha ido derivando y evolucionando. Actualmente, utilizamos diferentes tipos de técnicas terapia en el proceso de recuperación del adicto:
  • La herramienta fundamental es la TERAPIA DE GRUPO, que utilizamos diariamente mañana y tarde, aunque semanalmente hagamos refuerzos en terapia individual.
  • En la terapia de grupo, el adicto se ve a sí mismo en el espejo de los demás. Se da cuenta y reconoce determinadas actitudes, hábitos, conductas y emociones que tiene cuando sus compañeros las describen y que, de otro modo, no les habría sido posible identificar. Es decir, ven en los demás aquello que en sí mismos son incapaces de ver.
  • El adicto va estableciendo puentes emocionales con el resto de los miembros, y poco a poco va logrando un apego emocional con el grupo terapéutico, de tal modo que el grupose convierte en un ente en sí mismo, mucho más efectivo con el adicto que la suma de sus miembros como individuos.
  • El grupo de terapiaes un lugar en donde nadie les juzga y en el que sus miembros aprenden a dejar de culparse por estar enfermos.
  • La experiencia vicaria es lo que les ayuda. El adicto siente, por primera vez en su vida, que forma parte de «algo», que «encaja» en un lugar, cuando se siente integrado en un grupo de terapiacon otros adictos, que han vivido y sienten lo mismo que él.
  • Del mismo modo, se produce el «efecto boomerang». Cuando un adicto se dirige a otro miembro para apuntarle algo que cree que le puede ayudar, se da cuenta que lo que le dice a su compañero muchas veces también es aplicable para sí. Es decir, ayudando a otros se ayudan también a sí mismos. Es lo que conocemos como “retroalimentación” o “feed back”.
  • La terapia de grupoayuda a los pacientes a enfrentar su dependencia de las drogas de forma objetiva, a aceptar sus consecuencias nocivas y a reforzar su motivación para no consumir drogas. Del mismo modo, los pacientes aprenden formas eficaces para resolver sus problemas emocionales e interpersonales sin tener que recurrir al consumo de drogas.
  • La terapia grupal también les conduce a un aprendizaje experiencialy a un intercambio de información que conlleva la idea de que la abstinencia tiene siempre la primacía, potenciando que el paciente asuma su identidad como adicto.
  • La tarea del terapeuta grupal consiste enasegurarse que los pacientes mantengan la abstinencia, a la vez que se les ofrece la oportunidad de experimentar, dentro de la seguridad que les ofrece el grupo, un grado de ansiedad y frustración suficiente para que emerjan sus patrones desadaptativos y destructivos característicos. Al mismo tiempo, se requiere un grado adecuado de apoyo y gratificación que evite el “acting-out” dentro y fuera del grupo, (abandonando el tratamiento o recayendo en el consumo para poder manejar o anestesiar las emociones que le producen dolor o malestar) hasta que los miembros del grupo aprenden a afrontar la adversidad y el estrés de forma productiva, sin que les lleve a consumir.
  • El adicto debe aprender en terapia a escuchar, a aceptar y manejar sus emociones negativas (aquellas que le hacen sentir distress o malestar), a posponer el ansia de gratificación inmediata, a superar su intolerancia a la frustración, a suspender su propio criterio, a darle una lectura negativa al pasado y positiva al presente. Así mismo, debe aprender a subir su autoestima y a relacionarse con intimidad y de forma sana consigo mismo y con el entorno. La creación de un clima grupal que favorezca la autocomprensión y la comprensión de los demás, sirve para que el adicto entienda el mecanismo por el que su vulnerabilidad psicológica les conduce al consumo. Hay evidencias fisiológicas comprobadas con pruebas neuropsicológicas y neurofisiológicas que demuestran que durante los primeros meses de abstinencia, los pacientes se encuentran dañados cognitiva y psicológicamente y, por tanto, no pueden responder más que a los componentes más rudimentarios de la terapia. (Flores, 1988)

Durante la Fase 1, las técnicas utilizadas tanto en la terapia individual como en la grupal son:

  • La Terapia Cognitivo-Conductual.
  • La Terapia Motivacional.
  • La Terapia de Aceptación y Compromiso.
  • Las Técnicas de Prevención de Recaídas.
  • Técnicas de Manejo de Ansiedad.
  • Técnicas de Control de Impulsos.
  • Técnicas de Tolerancia a la Frustración.
  • Técnicas para aprender a posponer la necesidad de Gratificación Inmediata.
  • Técnicas para manejo de Horarios y Puntualidad.
  • Técnicas de Higiene del Sueño y Alimentación.
  • Técnicas de Manejo de la Ira y Agresividad.
  • Técnicas de Mindfulness/Meditación/Yoga
  • Creación de hábitos de Lectura y Deporte diarios.
  • Creación de hábitos saludables de Higiene Personal y Orden.
  • Técnicas de Reconocimiento y Cambio de Hábitos, Actitudes y Patrones de Conducta asociados al Consumo.
  • Técnicas de Información para la Salud.

Además de las Terapias Grupales e Individuales, todas estas técnicas se desarrollan en trabajos, talleres y charlas que se realizan en Árbor a diario. Así mismo, proyectamos documentales sobre los efectos nocivos de las drogas en el organismo y películas con mensaje terapéutico, tras los cuales, se realiza un trabajo de cinefórum.

INTERVENCIÓN EN TERAPIAS DE FAMILIAS Y PAREJAS:

  • La enfermedad de adicción no solo afecta al adicto, sino que acaba por afectar a toda la estructura familiar y/o de pareja. Son los que viven con el adicto los que se ven más afectados: cuando el adicto está bien, ellos están bien. Si el adicto está mal, ellos también están mal. A esto se le llama CODEPENDENCIA  o COADICCIÓN. El adicto lo es a las sustancias que consume, y el CODEPENDIENTE lo es al estado de ánimo del familiar o pareja que consume.
  • Los familiares o las parejas codepedientes, han dedicado su vida a proteger, cuidar y controlar al adicto: le sacan de apuros, esconden su conducta en el ámbito social, viven pendientes de controlar lo que hacen o dejan de hacer, y le protegen de las consecuencias del consumo. Sin darse cuenta y con la mejor de las intenciones, en vez de ayudar al adicto a dejar de consumir, perpetúan su comportamiento. La conducta codependiente es una respuesta enferma al proceso adictivo, pero además se convierte en un factor clave en la evolución de la adicción. Es decir, la codependencia, buscando lo contrario, promueve el avance del proceso adictivo. El codependiente centra la mayor parte de su vida en el adicto, él es su prioridad, relegando en ocasiones su propia vida a un segundo planoMientras todo esto sucede, ellos mismos van enfermando.
  • A lo largo del tiempo, años muchas veces, van sintiendo una mezcla de inquietud, temor, preocupación, y tristeza. Ansiedad, frustración, desesperación. Sienten culpa y vergüenza por la enfermedad de su ser querido a la vez que sentimientos de rabia, ira y enfado. Frecuentemente tienen la sensación de no estar haciendo las cosas bien, de que podrían hacerlo mejor. Sienten desesperanza, ven el futuro negro y dejan de creer en la posibilidad de que la situación mejore. Estas y muchas más son las sensaciones que los familiares y pareja sufren.
  • Es más frecuente de lo que pensamos, que las personas codependientes acudan en busca de ayuda médica, pero sin mencionar el problema que les aqueja en el seno familiar, por lo que los profesionales de salud encargados de hacer el diagnóstico, terminan etiquetándolo como «depresión» «ansiedad» o simplemente «estrés». A pesar de que la codependencia cursa con sentimientos depresivos, es importante tener en cuenta de que la depresión en este caso, es un síntoma de la codependencia.
  • Las Terapias de Familia y Pareja son terapias de grupo conjuntas, con el adicto y el familiar. Ayudan en el proceso de recuperación: es necesario que los familiares aprendan a resolver los conflictos que se han creado en el seno familiar. Deben conocer mejor la enfermedad y como funciona,de manera que sepan qué conviene y qué no conviene hacer para colaborar en la recuperación del paciente.
  • En Centro Árbor hacemos terapia semanal de familia y pareja, dirigidas siempre por un terapeuta profesional que ayuda a solventar los problemas de relación que hayan podido crearse a causa del consumo activo del adicto.

 

El tiempo necesario para que el paciente esté preparado para el Alta del Ingreso Residencial es alrededor de los tres meses. Una vez finalizado el ingreso residencial en el Centro Árbor, los pacientes son derivados a tratamiento ambulatorio, iniciándose la Fase 2 del tratamiento. No obstante, durante el primer año de abstinencia, deben realizar al menos un par de reingresos de refuerzo en el Centro Arbor, especialmente durante las primeras navidades en abstinencia.

 

Fase 2: (en régimen ambulatorio)

  • Continuación de la Rehabilitación y Reinserción: (primer y segundo año de abstinencia)
  • El paciente se deriva a un centro ambulatorio, donde se le realiza seguimiento en terapia grupal durante los 5 años siguientes. Aunque el paciente se encuentra residiendo ya en su entorno habitual, inicialmente ha de asistir a terapia grupal diaria, comprometiéndose a seguir las pautas conductuales que su terapeuta y el grupo le asignen. El proceso implica el cambio de hábitos y actitudes que el paciente tiene asociados al consumo, es decir, evitar patrones de conducta del pasado que le puedan llevar a consumir.
  • A medida que avanza en su recuperación, van disminuyendo el número de terapias semanales a las que ha de asistir.
  • Así mismo, el paciente se va insertando en el ámbito familiar, social y profesional, para ir alcanzando poco a poco una vida plena y satisfactoria.
  • Las familias y parejas del adicto son los «ojos y oídos» de los terapeutas dentro de casa. Ayudan informando al terapeuta de lo que acontece al adicto fuera de los grupos de terapia, pero sin intervenir.
  • Es necesario que el codependiente ponga el foco en su propia recuperación y cuidado personal, soltando el control de lo que ocurre con la vida del adicto. Debe aprender a ser independiente del adicto, a llevar una vida paralela. Muchas veces la recuperación de una familia afectada por la adicción, comienza con la recuperación de los codependientes.
  • Durante el primer año de abstinencia, se hacen semanalmente terapias grupales conjuntas de familia y pareja con el adicto, para que éstos vayan adquiriendo la compresión de la enfermedad y que participen activa y eficazmente en la recuperación del paciente y de la vida familiar.

 

Fase 3:

  • Es la etapa final del tratamiento. (tercer a quinto año de abstinencia). Durante esta fase, el adicto se encuentra ya totalmente reinsertado y es absolutamente funcional, pero precisa ayuda para aprender a manejar las emociones. En esta etapa, el tipo de terapia utilizado en la recuperación del adictoes una mezcla de técnicas basadas en la Terapia Cognitivo Conductual, en la Terapia Interpersonal, y Terapia Motivacional, y en Técnicas Psicodinámicas, haciendo mucho hincapié en la Teoría del Apego.
  • Durante las fases 1 y 2 del tratamiento, todo el esfuerzo va encaminado a recuperar el cuerpo y la mente del adicto. Durante esta tercera fase, el proceso es especialmente espiritual y de crecimiento personal.

Una vez que todo el proceso termina, el paciente se encuentra totalmente recuperado, y reinsertado en la sociedad. El tratamiento se ha diseñado desde un enfoque holístico (Cuerpo-Mente-Espíritu).

Soluciones en Centro Árbor

Contactar

Póngase en contacto con nosotros y le informaremos sobre nuestro método para recuperarse de cualquier adicción.

Terapia

En régimen residencial y con un equipo multidisciplinar que le conducirá para que consiga el mejor resultado.

Reinserción

Una vez recuperado podrá darle la bienvenida a una nueva vida en la que habrá dejado atrás sus dependencias.

A tu disposición las 24 horas

Ponte en contacto con nosotros y, sin compromiso por tu parte, te explicaremos todo lo que podemos hacer para que salgas de tu adicción.

— Centro de desintoxicación Árbor —

Te informamos de todo lo que podemos hacer por ti.

91 254 67 31625 13 03 04

Abrir chat
Hola, puedes utilizar WhatsApp para ponerte en contacto con Centro Árbor. Consulta con nosotros tus dudas.
Te invitamos a que nos conozcas. La primera visita y valoración son gratuitas.
Deja tu mensaje y te responderemos lo antes posible.