Enero seco

Enero Seco

Los efectos del enero seco

“El consumo de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, intoxica constantemente el organismo”

En Centro Arbor – Centro de Rehabilitación y Desintoxicación de Adicciones en Madrid, podemos ayudarte si sufres problemas con el alcohol (alcoholismo).

Cada año, miles de personas participan en el Dry January Challenge y reportan beneficios como la pérdida de peso y un sueño más reparador. ¿Pero realmente se puede conseguir todo esto en tan sólo un mes? ¿Qué pasa si volvemos a beber?

Mucha gente participa en el “Enero seco”, un evento que se centra en no beber alcohol durante todo el mes.

Desde CENTRO ARBOR recuerda que podemos acabar con esta y con cualquier otra adicción que padezcas.

Enero Seco es una iniciativa que consiste en no beber alcohol durante todo el mes. El movimiento, que se ha popularizado en las redes sociales en los últimos años, comenzó a principios de 2011 cuando la británica Emily Robinson decidió dejar de beber como preparación para una media maratón. A finales de enero, la mujer había experimentado una serie de cambios que atribuía, al menos en parte, a su abandono del alcohol: perdió peso, notó que dormía mejor y tenía más energía cuando corría.

Más de una década después de su lanzamiento, Enero Seco se ha convertido en una tendencia que cada vez gana más adeptos. La organización británica Alcohol Change, que organiza el evento, contó con 175.000 participantes en 2023 y, según la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer, más del 15% de los adultos en Estados Unidos participan en el desafío cada año. Pero ¿cuáles son exactamente los beneficios de un mes sin alcohol? Los analizamos desde una perspectiva médica.

Por qué hacerlo Enero seco

En CENTRO ARBOR podemos ayudarte a conseguir que tengas una nueva vida y acabar con esta adicción al alcohol.

Es tentador comenzar esta sección hablando de todos los riesgos y consecuencias negativas asociados con el consumo de alcohol. Después de todo, la lista es larga.

Ni siquiera es necesario mencionar la cirrosis. Baste mencionar la lista de cánceres que se ha demostrado que están relacionados con el consumo de alcohol: cavidad oral, cáncer de faringe, de laringe, de esófago, cáncer de mama, de hígado y colorrectal.

No en vano la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha clasificado las bebidas alcohólicas como carcinógenas, es decir, sustancias que pueden provocar cáncer en los seres humanos o favorecer el desarrollo del cáncer.

Pero en caso de un enero seco, la organización Alcohol Change recomienda centrarse en los beneficios de cumplir con este desafío. “Un estudio de 2018 realizado por el Royal Free Hospital y publicado en el British Medical Journal encontró que un mes sin alcohol regula la presión arterial, reduce el riesgo de diabetes, reduce el colesterol y reduce los niveles de proteínas en la sangre asociadas al cáncer”, afirman de la entidad.

Eso no es todo. “La verdadera magia ocurre después del seco enero. Esta es una oportunidad para que las personas consuman de forma más consciente durante todo el año. Un estudio de la Universidad de Sussex encontró que seis meses después de completar el desafío, el 70% de los participantes todavía tenían hábitos de bebida más saludables que antes. “Además, su bienestar general ha aumentado”, explican.

Muchas personas incluso informan que la calidad de su sueño mejoró después de dejar de beber durante un mes entero.

“El consumo prolongado de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, sigue siendo una forma de intoxicar constantemente el organismo. Altera el sueño normal, altera el metabolismo y provoca síntomas de los que quizás ni siquiera nos damos cuenta.

“El hecho de que uno se sienta mejor cuando deja de beber es evidencia de que realmente hay un problema de salud, aunque sea menor”, explica Ignacio Novo, coordinador de la Sociedad Grupo Alcohol y Otras Drogas. Español de Medicina Interna (SEMI) e internista del Hospital Universitario de Santiago de Compostela (CHUS).

¿Cómo es posible conseguir tantos beneficios con tan solo un mes de abstinencia?

Del cambio de alcohol destacan el aspecto social y psicológico del consumo de alcohol. “Estar sin alcohol durante 31 días nos demuestra que no necesitamos beber para divertirnos, relajarnos o socializar. Nos ayuda a adquirir las habilidades que necesitamos para dejar de beber y sentirnos mejor. “Esto significa que durante el resto del año estamos mejor preparados para tomar decisiones adecuadas sobre cuándo y cuánto bebemos para evitar caer en un consumo excesivo”, subrayan.

Así actúa el alcohol en el organismo.

Como depresor del sistema nervioso central, el alcohol inhibe la activación, lo que provoca una pérdida de reflejos y una postura más relajada, incluso al caminar. En unos minutos, los pensamientos y los procesos cognitivos se ralentizan, el ritmo cardíaco y la respiración se ralentizan. Pero al mismo tiempo, el alcohol aumenta los niveles de dopamina en el cerebro, provocando la ilusoria sensación de bienestar que asociamos a su consumo.

En cuanto a la toxicidad neurológica provocada por el consumo de alcohol, hay que distinguir dos tipos de daño. Uno de ellos es el daño agudo causado por una intoxicación puntual, que se podría minimizar si no se consume, y otro punto es la toxicidad neurológica que provoca el consumo de alcohol, y el otro es el daño crónico causado por la adicción al alcohol.

En estos casos, dejar bruscamente el consumo de alcohol sin pedir ayuda puede ser un problema mayor, ya que puede derivar en un síndrome de abstinencia. De ahí que insistamos en lo importante que es el elegir el centro de rehabilitación y de desintoxicación de adicciones y de drogas adecuado.

CENTRO ARBOR es el centro adecuado, ya que contamos con los mejores profesionales, médicos, enfermeros, terapeutas, y un largo etcétera de personal altamente cualificado y preparados para únicamente ayudarte a empezar una nueva vida.

Cuando el alcohol llega al hígado debe ser metabolizado. En general, este órgano es capaz de procesar unos 30 mililitros por hora, lo que significa que si se supera esta cifra, la cantidad de alcohol en la sangre aumentará rápidamente. Hay que tener en cuenta que aunque los efectos de una bebida se sienten inmediatamente, el nivel máximo de alcohol en sangre se alcanza entre 40 y 90 minutos después de beber.

A nivel interno, el daño al hígado es el efecto más conocido, así como el daño al tracto digestivo y al corazón. Esto puede ser reversible hasta cierto punto en personas con un consumo importante de alcohol, pero el cese permanente del consumo de alcohol es necesario.

«No se trata de dejar de beber durante un mes y luego poder volver a beber libremente porque ahora estamos libres del pecado.» Así no es como funciona. Hay estudios publicados al respecto y, por ejemplo, en pacientes con fibrilación auricular y arritmias cardíacas, suspender todo consumo de alcohol hizo que tuvieran menos episodios. Pero para que esto suceda la actitud tiene que ser permanente”, enfatizan los especialistas.

Existen numerosos estudios que relacionan el consumo de alcohol con varios tipos de cáncer. El último estudio, publicado en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine, sugiere que el principal mecanismo por el que el alcohol provoca tumores es que «el etanol se oxida a acetaldehído cuando se ingiere». «La exposición a niveles elevados de acetato, un potente metabolito genotóxico, es un factor importante en la carcinogénesis relacionada con el alcohol».

Como muestra el estudio, el acetaldehído, producto del metabolismo del alcohol, incluso en bajas concentraciones, induce cambios en la microbiota oral, daña el ADN, provoca mutaciones y altera la composición de la microbiota intestinal, desencadenando un estado de inflamación sistémica que aumenta el riesgo de cáncer.

“Se encontró una relación directa con casi todas las formas de consumo crónico, entre otros, en el cáncer de orofaringe, digestivo y de hígado”. También existe riesgo con pequeñas cantidades”, afirman los especialistas al  evaluar este estudio.

Por último, pero no menos importante, a nivel nutricional el alcohol es una bomba de calorías vacías. Por ejemplo, dos copas de vino de 125 mililitros contienen un total de 228 calorías, mientras que dos latas de 500 mililitros de cerveza con 4% de alcohol contienen 364 calorías. Una unidad de alcohol contiene alrededor de 61 calorías con un contenido de alcohol del 40%.

Consejos para un enero seco

Si estás pensando en dejar de beber alcohol por un tiempo, lo primero que debes pensar es en cómo bebes. «Yo distinguiría el consumo social del consumo patológico. A veces ambas cosas se juntan y no sabes que tienes un problema real de adicción hasta que buscas asesoramiento», afirma uno de los pacientes del CENTRO ARBOR.

“Para una persona que consume alcohol ocasionalmente en fiestas o comidas, puede resultar relativamente fácil abstenerse del alcohol. En tales situaciones simplemente hay que sustituirla por una bebida sin alcohol, y hoy en día existe incluso ginebra sin alcohol”. Eso es fácil. Pero si no se deja de asociar el consumo de estas bebidas con estos momentos de felicidad social, la cosa se pone difícil. Por eso, es importante tener la convicción personal de que esto sólo contribuirá a empeorar la salud”, afirma.

En otros casos puede ser necesario acudir a un centro especializado en el tratamiento de adicciones y su rehabilitación y desintoxicación, como el Centro Arbor. La primera es ser consciente de que uno puede tener síntomas de adicción, unas ganas incontrolables de beber alcohol de forma compulsiva que a veces se dan en personas jóvenes, sanas y sin otros problemas. La segunda, descartar que la persona si deja de beber y no presenta abstinencia. síntomas: temblores, dolores de cabeza, convulsiones, alteración de la conciencia. En estos casos, dejar de consumir alcohol requiere tratamiento y seguimiento y a veces incluso, el internamiento en un centro especializado en la rehabilitación y desintoxicación de adicciones y drogas como el nuestro, el CENTRO ARBOR.

Al dejar de beber, una de las cosas más importantes a considerar es qué hacemos en situaciones en las que normalmente beberíamos. Los expertos recomiendan hacer una planificación con antelación para que estos momentos no nos sorprendan. Los factores clave incluyen decidir qué pedir en el bar o comunicarnos con alguien cercano a nosotros antes del evento a quien podamos pedirle ayuda para distraernos cuando surja la necesidad de beber.

Otro consejo de la asociación Alcohol Change es mantener una actitud positiva. En lugar de pensar que estamos renunciando a algo que es divertido y disfrutable, es importante verlo como algo que nos aporta beneficios ya que no sólo se trata de reducir el riesgo de cáncer. Si saber que unas cuantas cervezas aportan alrededor de 400 calorías no es suficiente, puedes calcular cuánto dinero te ahorrarás al no pedirlas. Finalmente, es importante tener claro por qué dejamos de beber. Esta es la motivación que nos ayudará a erradicar este mal hábito.

En CENTRO ARBOR – Centro de Rehabilitación y Desintoxicación de Adicciones en Madrid, te garantizamos que saldrás con un plan de vida completamente diferente al que tenías antes de tu adicción. Porque elegir el centro de desintoxicación y rehabilitación adecuado puede marcar la diferencia entre obtener resultados o conseguir resultados y cambiar completamente tu vida. Nosotros podemos acabar con tu problema de alcoholismo (recuerda, estamos en Madrid!)

Llama al CENTRO ARBOR – Centro de Rehabilitación y Desintoxicación de Adicciones en Madrid, a los teléfonos 91 254 67 31 o al 625 130 304 (también te atendemos por whatsapp si lo prefieres). También puedes rellenar cualquiera de los formularios de nuestra web dejándonos una breve explicación del problema o adicción que tengas, o incluso dejar únicamente tu teléfono para que nosotros seamos los que te llamamos.

CENTRO ARBOR, TU CENTRO DE DESINTOXICACIÓN Y REHABILITACIÓN DE ADICCIONES EN MADRID.

Leave a Comment

Abrir chat
Hola, puedes utilizar WhatsApp para ponerte en contacto con Centro Árbor. Consulta con nosotros tus dudas.
Te invitamos a que nos conozcas. La primera visita y valoración son gratuitas.
Deja tu mensaje y te responderemos lo antes posible.