Skip links

La adicción de los videojuegos tiene solución

Cada adicción en la que puede caer una persona tiene una características que la convierten en única, aunque al mismo tiempo tiene una serie de puntos en común con el resto de adicciones que nos permiten reconocer esa dependencia que se ha generado y que está causando un daño psicológico y/o físico que empeora conforme transcurre el tiempo.

En el caso de las adicciones a los videojuegos encontramos que se inician como tantas otras que forman parte de actividades, o consumos, socialmente aceptados, de una manera que no hace presagiar las que pueden ser las consecuencias de un abuso que llega de manera progresiva y que no advierte del momento en el que se convierten en dependencia perjudicial.

Lo que en principio forma parte de una diversión que aporta un poco más de felicidad a la vida del joven o adolescente, y sin la cual se podría llegar a sentir marginado del grupo de amigos, puede evolucionar, cuando no se han puesto límites para esa diversión en el seno de la familia, dando pie a que comiencen a aparecer las primeras señales de alarma.

Primeros indicios de la adicción a los videojuegos

  • El más evidente de todos es la dedicación al juego arrinconando cualquier otro tipo de actividad.
  • También se aprecia un empeoramiento del rendimiento escolar.
  • La amenaza de marginación inicial por no disponer de videojuegos se transforma en un distanciamiento de los amigos para poder seguir jugando el mayor tiempo posible.
  • Conforme se incrementa la dependencia y la necesidad de comprar nuevos juegos, se pueden producir pequeños hurtos, o el uso de la tarjeta de crédito de la familia para adquirir juegos a través de Internet.
  • Aparecen también la irritabilidad, la necesidad de mentir sobre la adicción al juego y los problemas de sueño.

En qué momento la adicción se convierte en un problema que reclama ayuda

Cuando el juego interfiere en el desarrollo emocional, e intelectual, del joven no se puede dejar que siga ganando terreno esa adicción pues el daño será acumulativo.

Puede que en las primeras etapas no sea tan fácil darse cuenta de que los videojuegos pueden convertirse en un problema adictivo grave, pero hay dos cuestiones que deberíamos de tener muy en cuenta:

  1. Si se presenta la tolerancia que obliga al joven a incrementar más y más horas el tiempo que pasa con los juegos para poder encontrar el mismo nivel de satisfacción.
  2. Si en un periodo en el que no pueda acceder a los videojuegos se muestra irritable y con ansiedad, como estaría alguien, en una fase de abstinencia, a quien se le ha privado de alguna droga.

Sin dejar pasar más tiempo deberíamos de actuar, para que esa adicción que ya está presente pueda solucionarse.

En Centro Árbor tratamos la adicción a los videojuegos y nuevas tecnologías

Si su hijo, o algún familiar, padece este tipo de adicciones a los juegos o nuevas tecnologías, contacte ahora con nosotros para que podamos ofrecerle información sobre cómo podemos ayudarle a que supere esa adicción.

Abrir chat
Hola, puedes utilizar WhatsApp para ponerte en contacto con Centro Árbor. Consulta con nosotros tus dudas.
Deja tu mensaje y te responderemos lo antes posible.
Te invitamos a que nos conozcas. La primera visita y valoración son gratuitas.